Hillary Clinton pide ayuda a España para recibir a presos de Guantánamo

24 02 2009

1074506633-hillary-clinton-pide-ayuda-espana-recibir-presos-guantanamoLa secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, pidió este martes al Gobierno español que acoja a prisioneros de la cárcel de Guantánamo, dijo su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, tras el primer encuentro oficial entre ambos.

Tras años de frialdad diplomática entre ambos países, Moratinos declaró a la prensa que se abre claramente una nueva etapa diplomática con el gobierno de Barack Obama.

En el encuentro en el departamento de Estado, de apenas una veintena de minutos, Clinton solicitó “la ayuda en la solución de ese drama, de esa tragedia inaceptable que son los presos de Guantánamo”, aseguró Moratinos.

“He respondido que España está en principio dispuesta a colaborar en la acogida de algunos presos siempre y cuando las condiciones jurídicas sean aceptables (…) caso por caso”, precisó.

Obama firmó el 22 de enero un decreto que ordena el cierre en un año del centro de detención de Guantánamo, donde permanecen unos 245 prisioneros.

De todas formas, “se abre una nueva etapa en las relaciones entre Estados Unidos y España, más intensas, más fructíferas”, opinó Moratinos a la salida de la reunión.

Información sacada de Noticias Yahoo

Anuncios




Obama limpia EEUU de la vergüenza de Guantánamo y las torturas a reos

23 01 2009

obama-sign-getty-8440433Sacado de El Periódico de Catalunya

JOAN CAÑETE BAYLE
WASHINGTON

De un plumazo, mediante la firma de tres órdenes ejecutivas, el presidente de EEUU, Barack Obama, borró ayer el legado más vergonzoso que ha heredado de George Bush: el uso de Guantánamo, las prisiones secretas y la tortura en la guerra contra el terrorismo en la que EEUU se embarcó tras los atentados del 11-S. “El mensaje que estamos enviando es que EEUU pretende continuar la lucha contra la violencia y el terrorismo, pero lo haremos de una forma acorde con nuestros valores”, dijo el presidente en el acto formal de firma de las órdenes ejecutivas.
Según lo ordenado por Obama, a la prisión de Guantánamo le queda un año de vida. Este es el plazo de tiempo que ha decretado el presidente para revisar uno a uno los casos del alrededor de sus 250 presos y decidir qué hacer con ellos. Hay varias opciones, ya que el propio Obama admitió que hay algunos prisioneros que no pueden ser juzgados por la forma con la que fueron recogidas las pruebas contra ellos pero que al mismo tiempo son demasiado peligrosos para ser liberados.

UN TERCER PAÍS
Según coinciden los medios estadounidenses, la excarcelación será el destino de un nutrido grupo de los presos. De hecho ya hay 50 cuya liberación fue aprobada por la Administración de Bush, pero que no han sido enviados a sus países de origen ante el temor de que sean torturados. Las opciones para ellos es que sean recibidos por un tercer país, una de las primeras tareas que afrontará la nueva secretaria de Estado, Hillary Clinton.
Para los que no sean liberados, las opciones son más confusas. Lo ideal para la Administración de Obama es que sean juzgados en el sistema penal o de justicia militar de EEUU, pero la forma con la que han sido tratados desde un punto de vista legal puede dificultar este proceso. La otra posibilidad es crear unos tribunales especiales, civiles o militares. Esta opción tiene el riesgo de que las organizaciones de derechos humanos la consideren otra versión de las comisiones militares que han estado funcionando, más mal que bien, hasta ahora en Guantánamo.
En el proceso de cerrar la cárcel, la Administración de Obama se encuentra con el problema logístico de dónde enviar a los presos que no sean liberados o transferidos a un tercer país. Es más que previsible que no haya muchas ciudades de EEUU dispuestas a tener en una instalación propia a estos presos.

DÍAS CONTADOS
Lo que está claro es que Guantánamo como instalación tiene los días contados. Lo mismo ocurre con otra mancha en la reputación de EEUU heredada de los ocho años de Bush: las cárceles secretas de la CIA, prohibidas formalmente desde ayer. Y también el eufemismo “técnicas de interrogatorio extendidas” tras las que se ocultaban métodos considerados como tortura. En una clara rectificación de los tiempos de Bush, los presos de la guerra contra el terror están desde ahora amparados por la Convención de Ginebra. Los interrogatorios se llevarán a cabo según el manual del Ejército, que respeta este tratado firmado por EEUU y que la Administración de Bush afirmaba que no se aplicaba a los capturados en los frentes bélicos abiertos tras el 11-S.
No exageraba, pues, Clinton cuando en un discurso a los empleados del Departamento de Estado hablaba de “una nueva era” en la diplomacia estadounidense. La flamante secretaria de Estado fue recibida entre aplausos por sus nuevos empleados en su primer día de trabajo, a quienes dijo que tienen por delante un trabajo “duro, con mucho potencial y posibilidades pero también con altibajos y algunos obstáculos”.

INFORME ECONÓMICO
La misma idea expresó Obama cuando acudió al Departamento de Estado a arropar a Clinton y confirmar el nombramiento de George Mitchell como enviado especial a Oriente Próximo y de Richard Holbrooke como enviado especial a Afganistán y Pakistán. En su discurso, Obama expresó su apoyo al derecho a la autodefensa de Israel y cargó contra Hamás por disparar cohetes contra territorio israelí. No hay diferencia con Bush en su postura sobre ese conflicto a pesar de la reciente destrucción de Gaza, excepto por el hecho de que Obama ha decidido implicarse desde el principio. Pero el presidente dejó claro que no hay cambio en este tema y que la alianza entre EEUU e Israel es tan firme como siempre.
Obama también expresó su apoyo a una conferencia de donantes para los territorios palestinos y reiteró que Afganistán es otra de sus prioridades. Por este motivo se comprometió a dedicar los recursos necesarios a ese país.





Obama suspende los juicios por terrorismo en Guantánamo

21 01 2009

Información sacada de Público.es

La llegada de Barack Obama a la presidencia del Gobierno se ha traducido en la primera medida urgente: la suspensión de todos los procesos judiciales por terrorismo en la base naval estadounidense de Guantánamo, en Cuba —según informa la CNN—.

La fiscalía militar de Estados Unidos, siguiendo la directrices de Obama, ha pedido suspender durante cuatro meses los juicios a las personas retenidas en la prisión de la base militar. 

Una solicitud formal en este sentido fue presentada anoche a las 20.51 hora local a los jueces militares que llevan los casos de Guantánamo, en cumplimiento de una orden de Obama, transmitida oralmente mediante el secretario de Defensa, Robert Gates.

El principal abogado defensor para los casos en Guantánamo, el coronel Peter Masciola, pronosticó que “los jueces van a seguir las indicaciones del presidente, hagamos lo que hagamos nosotros” de la defensa, según el diario Miami Herald.

La disposición es válida por los próximos 120 días. Durante su campaña, Obama señaló que en caso de ganar cerraría el campo.

Los abogados defensores previsiblemente argumentarán nuevamente a favor del sobreseimiento de las causas, y no sólo su suspensión hasta el 20 de mayo.

Actualmente hay allí 245 sospechosos de terrorismo, muchos de ellos ya siete años sin acusación ni juicio.